sábado, 31 de mayo de 2014

Juegos para estimular su equilibrio

Cada vez que el niño da vueltas, se balancea o gira sobre sí mismo, sus neuronas se multiplican y se conectan entre sí, lo que favorece su desarrollo cognitivo, la coordinación de sus sentidos y del sistema motor, y estimula su equilibrio, que es fundamental para aprender a caminar.

También es necesario para desarrollar lo que se denomina conciencia espacial, una relación correcta entre el cuerpo, el espacio y las cosas que nos rodean. El sistema nervioso del bebé se desarrolla de forma vertiginosa en el primer año de vida.

El suave balanceo con que le acunamos en nuestros brazos ya supone un importante estímulo, y poco a poco, durante esos primeros meses, al mecerlo o pasearlo en la sillita, vamos aportando madurez a su sistema nerviosos. 

* Balancearse en la sillita, trotar a caballito sobre la espalda de papá o dar una voltereta agarrado de las manos de mamá les encanta. Además de divertidos, todos estos juegos estimulan su sentido del equilibrio.



Primeros pasos

Uno de los grandes desafíos de los bebés es aprender a caminar.  Esta gran hazaña depende en gran parte de lo desarrollado que esté su sentido del equilibrio, ya que éste le permite coordinar todos sus movimientos en relación al espacio en el que se encuentra y desplazarse en la dirección correcta. El sentido del equilibrio está compuesto por tres canales situados en el oído interno. Estos canales detectan en cada momento la posición en la que estamos para que el cerebro informe de ésta a los ojos y a los músculos y de cómo tenemos que movernos para mantener el equilibrio y no caernos.

Cuando jugamos con nuestro hijo a tomarlo en brazos y subirlo y bajarlo, no solo estamos haciéndole pasar un rato divertido, sino que estamos ayudando a que desarrolle de manera asombrosa su cerebro creando nuevas conexiones y circuitos neuronales. 

Todo son beneficios

Los juegos que le hacen perder la estabilidad suponen un magnífico estímulo para su cerebro. Le enseñan a anticipar lo que va a pasar a continuación, a memorizar sin darse cuenta las canciones que acompañan al juego, y en definitiva, le hacen estar más despierto y preparado intelectualmente para abordar otros hitos de su desarrollo, como el lenguaje.

Con cuidado

Debes sujetarlo muy bien para que no se te caiga (si lo hacemos entre dos personas, mejor).

Los movimientos tienen que ser suaves, evitando ser bruscos.

Los bracitos también están muy expuestos a lesionarse si no los agarramos bien. Por eso, si lo haces girar a tu alrededor es mucho más recomendable tomarlo de las muñecas o de los brazos que de las manos.

También debes cerciorarte de que no hay muebles o lámparas cerca contra las que se pueda golpear.

Fuente: Padresehijos

No hay comentarios:

Publicar un comentario